Actualidad VIRTUS

Logopedia|2020-09-28T09:58:46+00:00septiembre 2020|Sin comentarios

Cómo potenciar el desarrollo del lenguaje en casa

En el colegio, además de los profesores, los niños cuentan con profesionales especializados para potenciar su lenguaje.  Sin embargo, una vez que el colegio termina, que el niño se ha enriquecido con todo lo que allí ha estado recibiendo, vuelve a casa con los padres y no se puede olvidar que la familia y, en particular los padres, sois el contexto clave, decisivo e insustituible para la estimulación y desarrollo del lenguaje y la comunicación.

Por eso, desde Grupo Virtus, Dña. Beatriz Wolgeschaffen, os propone una serie de pautas o estrategias para facilitar esta misión a las familias:

  • Hablad con el niño sin gritar, despacio, con frases comprensibles y directas. Es importante que las frases estén bien ordenadas.
  • Habladle pronunciando adecuadamente las palabras, sin dejarlas a medias.
  • No tratéis de imitar su habla infantil, porque le perjudicará. Habladle siempre como adultos, pero sin olvidar que debemos usar frases sencillas adaptadas al su nivel de producción y comprensión.
  • Aunque entendáis su habla, fingid que no comprendéis, para forzarle a comunicarse mejor.
  • Enséñadle el nombre correcto de los objetos, comenzando por los más familiares: nombrar los juegos, las prendas de vestir, alimentos, electrodomésticos de la casa, etc.
  • No enseñéis nombres infantiles: el gua-gua; la chicha; el pipi…enseñad desde el primer día los nombres correctos: perro, carne, pájaro…
  • Repasad de manera lúdica el vocabulario que va aprendiendo: “¿Cuál es el…? ¿Cómo se llama esto?
  • Leedle cuentos e historias. Es una forma muy eficaz de enseñarle un modelo correcto de cómo se construyen oraciones.
  • Lo más importante es hablar a menudo con él en todas aquellas situaciones en las que estamos haciendo o mirando cosas juntos: en la comida, mientras damos un paseo, jugando, durante el baño, viendo un cuento…
  • Mientras hablamos con él, lo que podemos hacer es usar auto instrucciones en voz alta: es decir, hablar de lo que estamos haciendo de forma que él reciba modelos simples de lenguaje acompañados de alguna acción (por ejemplo, en la hora del baño: “ahora cogemos el gel”, “vamos a secarnos con la toalla”…).

En definitiva, tenemos que aprender a “perder” tiempo con nuestro hijo, jugando con él nos convertimos en su modelo de comunicación.

Dña. Beatriz Wolgeschaffen

Logopeda en Centro Médico Complutense (Grupo Virtus)

Volver al listado de noticias